Menu
Menu
Find a Doctor

Complicaciones del aumento mamario

updated

La contractura capsular y la rotura de los implantes son los dos tipos más conocidos de riesgos y complicaciones de los implantes mamarios. Sin embargo, existen varios problemas que pueden presentarse en las pacientes con aumento mamario.

Posibles complicaciones después de la cirugía

Antes de decidir someterse a una cirugía de aumento mamario, es importante que averigüe todo lo que pueda sobre los riesgos y complicaciones potenciales de los implantes mamarios. La elección de un cirujano plástico con experiencia y certificado por el consejo puede reducir la probabilidad de complicaciones posoperatorias y resultados no satisfactorios. No obstante, es importante señalar que, independientemente del tipo de implante que se utilice o de la manera en que se lo coloque, es probable que necesite una cirugía adicional o más en su vida debido a complicaciones u otros problemas de los implantes. Entre las razones por las que podría necesitarse una segunda cirugía mamaria se incluyen: rotura de los implantes mamarios, contractura capsular, ondulación, desplazamiento e infección.

Contractura capsular

Es parte de la respuesta natural del cuerpo formar una capa de tejido cicatrizal alrededor del implante mamario cuando cicatriza. A este tejido cicatrizal se lo llama cápsula. Sin embargo, cuando la cápsula comienza a contraerse, genera presión sobre el nuevo implante y provoca dolor, endurecimiento del seno y distorsión de su forma. Puede suceder en un seno o en ambos. Existe alguna evidencia que sugiere que la contractura capsular puede evitarse colocando el implante mamario por debajo del músculo del pecho en vez de por encima de él.

El grado de contractura capsular de una paciente se mide según la escala de Baker. En el grado uno, el seno está blando y parece natural, lo que significa que no existe una contractura capsular notable y todo está bien. Un seno grado dos está algo más firme de lo que debería, pero se ve normal. No se justifica una cirugía durante esta etapa, pero puede ser una señal de que la cápsula está comenzando a contraerse, y será necesario controlarla. El grado tres es el punto en el que el seno está muy firme y ha comenzado a verse anormal. Cuando la contractura es grado cuatro, el seno está duro, duele y no se ve natural. Para reparar los implantes mamarios cuando la contractura es grado tres o cuatro en la escala de Baker es necesaria una cirugía. El cirujano puede hacer una capsulotomía abierta, que implica abrir al seno y cortar el tejido capsular para aflojar la cápsula, o una capsulectomía, que es la extracción de todo el tejido capsular.

Se desconoce la razón de la contractura capsular. Algunos sostienen que utilizar un implante con superficie texturizada o colocarlo bajo la pared torácica reducirá las posibilidades de contractura capsular, pero esta teoría no ha sido probada ni descartada.

Ondulación

Otro de los riesgos y complicaciones comunes de los implantes mamarios es la ondulación. La ondulación se produce cuando el material de relleno del implante se mueve dentro de él y permite la formación de arrugas o pliegues en la cápsula externa que resultan en la formación de un bulto, una ondulación o una zona más baja que se pueden tocar y a veces ver en la superficie del seno. La ondulación es menos común en ciertos tipos de implantes mamarios, incluidos los implantes lisos, los de gel de silicona y los que se colocan bajo el músculo del pecho.

La visibilidad externa de un implante mamario depende del grosor y la calidad de la piel de la paciente. Si el implante es grande o si hay poco músculo o tejido graso para ocultarlo, cualquier ondulación que se produzca será más notable. Es más probable que las ondas aparezcan en el lado externo del seno, a lo largo de la parte inferior y hacia el escote.

Infección

Las infecciones son un riesgo grave que puede presentarse en cualquier tipo de cirugía, incluido el aumento mamario. Cuando se presenta, por lo general lo hace dentro de una a seis semanas después de la cirugía. La mayoría de las infecciones se pueden tratar con antibióticos. No obstante, en algunos casos, es posible que se deba reemplazar el implante. La infección debe estar curada (puede llevar varios meses si es grave) para poder reemplazar el implante. Se sabe que las infecciones aumentan la probabilidad de que se produzca una contractura capsular.

Entre los síntomas de infección se incluyen fiebre, sensibilidad, enrojecimiento e inflamación. Para evitar infecciones, las pacientes con aumento mamario no deberán sumergir sus incisiones en un baño de inmersión, una piscina u otro cuerpo de agua hasta que los senos hayan cicatrizado por completo. También deberán evitar tocar las incisiones o poner algún producto, como lociones o desodorante, en contacto con el área de la sutura. Es importante mantener esta área limpia durante todo el proceso de cicatrización.

Hematoma

Un hematoma es un acumulamiento de sangre dentro de un tejido, un órgano o una cavidad del cuerpo. El caso más común de hematoma es un moretón. Aunque normalmente pensamos en el moretón como un tipo menor de lesión, pueden desarrollarse problemas graves en función de la gravedad y de la ubicación del hematoma. Los hematomas que se presentan después de la cirugía de aumento mamario pueden contribuir a que surjan problemas con los implantes, como contractura capsular e infección.

Los hematomas normalmente se presentan al poco tiempo de la cirugía, pero también pueden producirse más adelante. Si bien algún grado de hematoma posquirúrgico es normal y el cuerpo puede absorber pequeños hematomas, los más grandes requieren drenajes quirúrgicos para que la cicatrización sea adecuada. El drenaje quirúrgico debe hacerse con cuidado dado que la inserción de los tubos puede producir daños que resulten en la rotura de los implantes mamarios.

Cambios en la sensación del seno y entumecimiento del pezón

El desplazamiento o la interrupción de los canales nerviosos durante la cirugía mamaria puede afectar temporal o permanentemente la sensación en los pezones y en los senos. La sensación puede aumentar, debilitarse o, en ocasiones, desaparecer. Estos cambios en la sensación del pezón y el seno pueden afectar la respuesta sexual o la capacidad de amamantar a un bebé. En mayo de 2000, un estudio de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por su sigla en inglés) sobre implantes rellenos de solución salina reveló que a los cinco años, el 10% de las mujeres informó una sensación intensa en los pezones, mientras que otro 10% indicó pérdida de sensación en el pezón.

A pesar de que rara vez las mujeres que se someten a un aumento mamario experimentan serios riesgos y complicaciones relacionados con los implantes, como el entumecimiento permanente de los pezones, la sensibilidad o entumecimiento temporales constituyen un efecto secundario posoperatorio común que por lo general dura entre varios días y un par de meses y luego desaparece gradualmente a medida que los nervios comienzan a cicatrizar.

Desplazamiento

El desplazamiento es un trastorno raro en el que el implante se corre de la posición deseada. Cuando ocurre, normalmente es dentro de los primeros días siguientes a la cirugía y puede corregirse con otra cirugía. El desplazamiento de los implantes mamarios se produce con mayor frecuencia en aquellas mujeres con implantes muy grandes o en casos en los que se ha utilizado una técnica de colocación poco común. Para obtener más información sobre el desplazamiento, hable con su cirujano estético.

Rotura de implantes mamarios

Tanto los implantes mamarios de solución salina como los de silicona pueden romperse y filtrar. Los implantes mamarios rotos que están rellenos de solución salina se desinflarán con bastante rapidez y los senos se reducirán en un día o dos. La solución salina, que se filtra hacia el cuerpo a través de un orificio en la cápsula del implante o de una válvula defectuosa, es inocua y el cuerpo la absorbe fácilmente. En la mayoría de los casos, el implante roto se reemplaza con facilidad.

Los implantes mamarios de silicona, sin embargo, pueden no mostrar ningún signo de haberse roto. Como el gel de silicona es espeso, puede permanecer dentro del implante incluso después de que se haya roto o filtrarse muy lentamente hacia el seno. Las filtraciones de silicona se clasifican en tres categorías:

  • Intracapsulares: cuando la silicona permanece dentro de la cápsula fibrosa que rodea al implante.
  • Extracapsulares: cuando la silicona se filtra hacia el tejido mamario fuera de la cápsula.
  • Migratorias: cuando la silicona se traslada a otras áreas del cuerpo.

Las filtraciones migratorias ocurren muy rara vez y no hay evidencias que sugieran que la silicona provoca alguna afección grave. Sin embargo, las mujeres con implantes mamarios de silicona deberían hacerse estudios por resonancia magnética para verificar que no haya rotura en los implantes.

Existen varios factores que pueden aumentar las probabilidades de rotura de los implantes mamarios. Éstos incluyen:

  • daño por instrumental quirúrgico,
  • manipulación excesiva durante la cirugía,
  • compresión durante una mamografía,
  • traumatismo o presión física intensa,
  • contractura capsular grave,
  • apilamiento de implantes (varios implantes en una sola bolsa), y
  • desgaste normal causado por la edad.

Interferencia en mamografías

No se ha vinculado a los implantes mamarios con un aumento del riesgo de sufrir cáncer de mama, pero los implantes pueden interferir con la detección de un cáncer en una mamografía de rutina. Los implantes mamarios de solución salina o de gel de silicona pueden dificultar la visualización de todo el tejido mamario a través del aparato de rayos X y crear la posibilidad de que haya tumores u otras anormalidades que permanezcan escondidos. Los implantes mamarios colocados por debajo del músculo generan menos problemas que los que se colocan justo por debajo del tejido mamario, pero, aún así, pueden interponerse.

Al programar una cita para una mamografía, debe elegir una clínica cuyos técnicos tengan experiencia en los métodos necesarios para obtener mamografías confiables en pacientes con implantes mamarios. Deberá avisar que tiene implantes mamarios cuando hace la cita y también cuando llega para hacerse la mamografía. Esto permitirá al técnico emplear técnicas apropiadas para obtener un examen confiable y evitar la compresión que puede dar lugar a la rotura de los implantes.

Aumento mamario y lactancia

Muchas de las mujeres que están pensando en un aumento mamario se preguntan cuáles son los riesgos y complicaciones de los implantes mamarios que pueden afectar su capacidad para amamantar en el futuro. En ocasiones, las mujeres con implantes mamarios tienen dificultad para amamantar. Pero lo que muchas personas no tienen en cuenta es que las mujeres que no se han sometido a ninguna cirugía mamaria con frecuencia también tienen dificultades con la lactancia, de modo que no hay nada que sugiera que los implantes mamarios agreguen alguna dificultad extra al acto de amamantar. El único aspecto de la cirugía de aumento mamario que puede interferir en la lactancia es un cambio en la sensación del pezón. Si el daño en los nervios se sostiene durante la cirugía y hace que el pezón se vuelva muy sensible o se entumezca, la lactancia puede ser molesta.

Elegir el tipo correcto de incisión puede ayudar a reducir las probabilidades de que existan dificultades para amamantar. Normalmente, las incisiones inframamarias para el implante (por debajo del pliegue del seno), las incisiones transaxilares para el implante (en la axila), y las incisiones transumbilicales o incisiones T.U.B.A. para el aumento mamario (en el ombligo) no causan problemas que interfieran en la lactancia. No obstante, los implantes colocados a través de incisiones areolares para el implante mamario (una incisión con forma de sonrisa alrededor del pezón) pueden exponer a las pacientes a mayor riesgo de daño en los nervios del pezón y a dificultades en la lactancia. Las pacientes cuyos nervios no se dañaron durante el aumento mamario y cuyo sistema de conductos galactóforos permanece intacto pueden amamantar total o parcialmente.

Tampoco se debe temer que la rotura de los implantes mamarios dañe al bebé. No hay evidencia de que la silicona del implante de gel pueda filtrarse a la leche materna. Las moléculas de silicona son demasiado grandes para atravesar los conductos galactóforos.

La lactancia aún es el método preferido para alimentar a los bebés según la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics). Es importante tratar los posibles riesgos del aumento mamario y sus planes sobre la lactancia durante la consulta con un cirujano estético. Su cirujano responderá sus preguntas, abordará sus preocupaciones y trabajará con usted para lograr los mejores resultados posibles, incluso si no tiene pensado tener hijos en un futuro cercano.

Busque un cirujano a través de DocShop

Para obtener más información sobre la contractura capsular, la rotura de implantes mamarios u otros riesgos y complicaciones de estos implantes, comuníquese con un cirujano estético cualificado en su zona hoy mismo a través del directorio de Doc Shop.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.