Menu
Menu
Find a Doctor

Várices

updated

Las várices son vasos sanguíneos que se han dilatado e inflamado. De color rojo o púrpura, tienden a aparecer en las venas grandes que recorren el largo de la pierna, justo por debajo de la superficie de la piel. Las várices —un trastorno que afecta a millones de personas, principalmente a mujeres de entre 30 y 70 años — obedecen a numerosas causas. Lea la siguiente información para saber más sobre la prevención y el tratamiento de las várices.

Causas de las várices

Si bien aún no se conoce la causa exacta de las várices, los médicos han determinado que las várices se forman cuando los vasos sanguíneos se debilitan y funcionan mal. Cuando funcionan normalmente, los vasos sanguíneos llevan la sangre desde las extremidades inferiores hacia el corazón, recogiendo el oxígeno en el camino. Desde los pies a las piernas y por todo el cuerpo, la sangre oxigenada es bombeada nuevamente hacia el músculo cardíaco. Cuando una o más de las válvulas de los vasos sanguíneos deja de cerrar correctamente o cuando las paredes de los vasos sanguíneos se debilitan, la sangre que circula por ellos no puede fluir fácilmente contra la fuerza de gravedad. Entonces, la sangre se acumula y hace que los vasos sanguíneos se hinchen, se abulten y formen várices.

Existe una cantidad de factores que parecen contribuir al mal funcionamiento de los vasos sanguíneos. Entre las causas de las várices pueden incluirse la presión arterial alta, el tabaquismo, la obesidad, la herencia y el envejecimiento. Los cambios hormonales y el embarazo también pueden ser causas de várices, aunque en las mujeres embarazadas, las várices en general desaparecen alrededor de un año después del parto. El estar de pie durante períodos prolongados también se ha relacionado con la mala circulación y puede ser una de las causas de las várices.

Prevención de las várices

Las estrategias de prevención de las várices incluyen un programa de ejercicios físicos, la alimentación saludable y el control del peso. El ejercicio diario, como caminar, trotar, nadar o andar en bicicleta, mantiene activas las bombas que se encuentran en los músculos de las pantorrillas y favorece la circulación. La buena circulación es la clave para evitar que la sangre se acumule en las venas. Si ya tiene várices, debe evitar los ejercicios extenuantes. Antes de iniciar un programa de ejercicios, hable con el médico.

Una dieta saludable — en especial rica en fibras — también puede ayudar a prevenir las várices. Los buenos hábitos alimenticios favorecen la regularidad intestinal y ayudan a que la gente alcance o mantenga su peso ideal. Los individuos obesos o con sobrepeso son más propensos a tener presión arterial alta, lo que agrega un esfuerzo adicional a los vasos sanguíneos y los torna más susceptibles de transformarse en várices.

Para prevenir las várices, también se recomienda evitar las prendas ajustadas y los zapatos de taco alto y no estar de pie durante períodos prolongados.

Tratamiento de las várices

El tratamiento de las várices puede realizarse en una clínica o en su domicilio. El estado particular en que se encuentren sus venas ayudará a determinar qué tipo de tratamiento es más apropiado para sus várices.

En la actualidad, algunos de los tratamientos más populares para las várices son la eliminación de venas varicosas con láser, la escleroterapia y la cirugía de eliminación de venas varicosas. Los tratamientos con láser son mínimamente invasivos y suelen requerir sólo anestesia local. En el procedimiento, se dirige energía láser hacia las venas afectadas, lo que hace que se reduzcan, estallen o se rompan. En la escleroterapia se utiliza una microaguja para inyectar una solución que hace que las venas varicosas vayan desapareciendo. Los casos más graves en general requieren cirugía de eliminación de venas varicosas, en la que las venas de las áreas afectadas se extraen a través de pequeñas incisiones.

La eliminación natural de las venas varicosas, que consiste en cremas y remedios herbarios, es una alternativa a los tratamientos clínicos de las várices, que le permite tratar las várices sencillamente, a bajo costo y en la comodidad de su propia casa.

¿Está interesado en algún tratamiento? Consulte a un especialista en su zona

Conocer las causas de las várices puede ayudarlo a prevenirlas. Si ya tiene várices y quiere tratarlas clínicamente, una consulta con un dermatólogo estético podrá ayudarlo a decidir qué tratamiento de las várices es apropiado para usted. En DocShop.com podrá buscar un dermatólogo estético cualificado en su zona.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.