Menu
Menu
Find a Doctor

El procedimiento de fertilización in vitro (IVF)

updated

El procedimiento de fertilización in vitro, o IVF, es un método de inseminación artificial que requiere profesionales médicos altamente capacitados y equipos de laboratorio sofisticados. El proceso de IVF completo está compuesto por una serie de pasos, que incluyen la fertilización de óvulos, la transferencia de embrión y las pruebas de embarazo. Los diferentes pasos se realizan durante un período aproximado de un mes. A continuación, encontrará información sobre cómo se lleva a cabo la IVF desde el comienzo hasta el fin.

El proceso de IVF

El procedimiento de fertilización in vitro incluye cuatro etapas principales: la inducción de la ovulación, la recolección de óvulos, la inseminación y fertilización, y la transferencia del embrión. La IVF a menudo se inicia el tercer día del ciclo menstrual de la paciente. Una vez que se realizó el procedimiento de transferencia de embrión y se finalizó el proceso de IVF, la probabilidad de un embarazo exitoso oscila entre un 20 y un 50 por ciento, según algunas clínicas.

Inducción de la ovulación

Se ha demostrado que el procedimiento de IVF tiene una mayor eficacia cuando se transfieren varios embriones a la vez, lo que incrementa las posibilidades de implantación en el útero. Con el propósito de lograr esto, la mujer debe tomar medicación para la fertilidad a fin de estimular el desarrollo simultáneo de varios folículos ováricos, que contienen los óvulos que se liberan durante la ovulación. Algunos de los medicamentos utilizados con este fin son el citrato de clomifeno (Clomid®, Serophene®), la gonadotropina coriónica humana (hCG) y el análogo de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH). Estos medicamentos para la fertilidad normalmente se administran durante un período de siete a diez días y pueden utilizarse solos o en combinación. El objetivo de los medicamentos para la fertilidad es producir la maduración simultánea de múltiples óvulos, que deben recolectarse antes de la ovulación.

Recolección de óvulos

En esta etapa del proceso de fertilización in vitro, los óvulos deben recolectarse antes de que ocurra la ovulación o, de lo contrario, se perderán en el tracto reproductivo femenino. Se pueden utilizar imágenes por ultrasonido para controlar el desarrollo de los folículos. También pueden extraerse muestras de sangre para medir los niveles de estrógeno, que aumentan a medida que los folículos maduran. Cerca de un día y medio antes de la ovulación, se administra una inyección de hCG. Esto debería hacer que la ovulación ocurra aproximadamente 36 horas después. En algunos casos, una liberación espontánea de la hormona luteinizante (LH) puede provocar una ovulación prematura.

La técnica más común que se utiliza para la recolección de óvulos se denomina aspiración guiada por ultrasonido. Este método implica insertar una sonda de ultrasonido en la vagina. La sonda emite ondas sonoras, que se utilizan para formar una imagen de los órganos reproductores. El especialista en fertilidad guía una aguja diminuta a través de la vagina y dentro de un folículo, donde una suave succión lleva el óvulo a la aguja. El proceso de aspiración también puede realizarse a través de la pared abdominal o la vejiga. En algunos casos, podrá requerirse una laparoscopia para realizar una recolección de óvulos exitosa.

Inseminación y fertilización

Una vez que los óvulos se han recolectado correctamente para el proceso de IVF, se los examina para determinar su estado de madurez. El estado de desarrollo de los óvulos determina cuándo pueden agregarse los espermatozoides (inseminación). El semen lo suministra el esposo, la pareja o un donante de espermatozoides. Para el procedimiento de fertilización in vitro, el hombre puede suministrar los espermatozoides el día de la recolección de óvulos o los espermatozoides pueden recolectarse con anticipación y congelarse hasta que se los necesite. Los espermatozoides móviles se separan del resto del semen mediante un proceso conocido como "lavado de semen". Se coloca una cantidad específica de espermatozoides con cada uno de los óvulos en un plato de laboratorio diferente y se dejan en una incubadora durante unas 18 horas aproximadamente.

Una vez finalizada la fertilización, transcurren cerca de 12 horas hasta que la célula fertilizada se divide en dos. Después de 48 horas, los preembriones están compuestos por dos a cuatro células cada uno y están listos para su transferencia al útero.

Diagnóstico genético previo a la implantación ( PGD)

En esta etapa, ciertas pacientes, en especial aquéllas que tienen problemas para llevar un embarazo a término, pueden someterse a un paso adicional en el proceso de IVF llamado diagnóstico genético previo a la implantación (PGD). El procedimiento de PGD examina cada blastocito para determinar si tiene anormalidades cromosómicas que pueden afectar la implantación del embrión o causar defectos de nacimiento como el síndrome de Down. El procedimiento también da a los pacientes la oportunidad de elegir el sexo de su bebé. Un especialista en infertilidad puede ayudar a determinar el sexo del bebé de la paciente al transferir una cantidad específica de embriones de un sexo particular al útero durante el procedimiento de IVF. La selección de sexo mediante el PGD es muy confiable y produce resultados satisfactorios casi en el 100 por ciento de los casos. DocShop ha suministrado información adicional sobre el proceso de diagnóstico genético previo a la implantación.

Transferencia de embrión

Las pacientes que se someten al procedimiento de fertilización in vitro primero deben consultar con su médico para determinar la cantidad de embriones que se transferirá. Es posible que más de un embrión se implante en la pared del útero (endometrio) después de la transferencia. Cuanto mayor sea la cantidad de embriones transferidos, mayores serán las probabilidades de embarazos múltiples. El embrión o los embriones que no se seleccionen para una transferencia inmediata pueden congelarse para utilizarlos más adelante a través de un proceso conocido como criopreservación.

La transferencia de embrión normalmente se realiza como un procedimiento ambulatorio. El médico utiliza un catéter de transferencia para depositar con cuidado el embrión o los embriones en la cavidad uterina. Si bien el procedimiento de transferencia de embrión demora sólo de 10 a 20 minutos, algunas clínicas de IVF recomiendan que las pacientes descansen un tiempo inmediatamente después del procedimiento. Después de someterse a la IVF, las pacientes reciben inyecciones diarias de progesterona para incrementar las posibilidades de una implantación correcta del embrión. La tasa de éxito del procedimiento de IVF es aproximadamente el 20 por ciento por ciclo de tratamiento.

Busque un especialista en IVF en su ciudad

DocShop puede brindarle ayuda para que busque con rapidez y facilidad un especialista en fertilización in vitro cualificado en su zona. Si le interesa conocer más sobre el procedimiento de fertilización in vitro, o si desea programar una consulta con un especialista en infertilidad, utilice DocShop para obtener una lista de las clínicas de IVF en su zona.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.