Menu
Menu
Find a Doctor

Causas de la retinopatía diabética

updated

Durante la segunda parte del siglo pasado se realizaron avances increíbles en oftalmología, que permitieron que diversos trastornos pudieran solucionarse mediante procedimientos ambulatorios como el LASIK y la colocación de lentes de contacto implantables (ICL). Desafortunadamente, la retinopatía diabética aún no tiene cura. Sin embargo, se la puede tratar y prevenir. Para detectar y prevenir la retinopatía diabética, los pacientes deben comprender las causas de la enfermedad y cualquier otro riesgo adicional para la salud de los ojos.

La diabetes y la visión

Para las personas con diabetes, un nivel alto de azúcar en la sangre es un problema de salud importante. Quienes tienen diabetes no pueden absorber ni procesar correctamente el azúcar, y demasiado azúcar en la sangre les puede provocar daños neurológicos y daños en los ojos, el corazón y los riñones.

La retinopatía diabética se produce cuando se dañan los diminutos vasos sanguíneos (conocidos como capilares) que se encuentran dentro de la retina. En los pacientes que presentan retinopatía diabética no proliferativa (NPDR) , las paredes de los capilares se debilitan y aparecen microaneurismas o pequeños bultos que sobresalen de los vasos sanguíneos. Con el paso del tiempo, estos microaneurismas comienzan a derramar sangre y fluidos en la retina, y ocasionan la pérdida de la visión.

En los pacientes con retinopatía diabética proliferativa (PDR), no sólo surgen cada vez más microaneurismas, sino que también se desarrollan capilares nuevos, anormales, dentro de la retina. Estos vasos sanguíneos se propagan por toda la retina y, a menudo, comienzan a crecer dentro de la sustancia que ocupa el centro del ojo, que tiene una consistencia similar a la jalea (sustancia vítrea). En última instancia, este crecimiento anormal provoca el bloqueo de los capilares, lo que genera la pérdida de la visión y, en ciertos casos, el desprendimiento de retina.

Además de la retinopatía diabética, existen otras dos enfermedades oculares asociadas con la diabetes: las cataratas y el glaucoma. Estos trastornos también se pueden tratar y prevenir, pero requieren de cuidados oculares integrales.

¿Todos los pacientes con diabetes tendrán retinopatía diabética?

Los pacientes con diabetes tipo I o II corren un riesgo muy alto de sufrir retinopatía diabética. La progresión y la propagación de la enfermedad están en correlación casi directa con el tiempo que el paciente ha tenido diabetes y el tiempo que ha pasado sin realizarse exámenes oculares periódicos.

Actualmente, la diabetes es la causa número uno de los nuevos casos de ceguera en Estados Unidos; cada año, 24,000 personas se ven afectadas por complicaciones graves de la retinopatía diabética. Sin embargo, los estudios también demuestran que, con las medidas preventivas adecuadas y un plan correcto de tratamiento de la retinopatía diabética, se puede reducir la pérdida de la visión en un 94%. Así, si bien todos los pacientes con diabetes tienen probabilidades de sufrir retinopatía diabética, no todos tendrán ceguera. A fin de prevenir la pérdida total de la visión, es fundamental la realización de pruebas y exámenes oculares anuales para poder diagnosticar la retinopatía diabética.

Factores de riesgo adicionales en el desarrollo de la retinopatía diabética

Existen otros factores de riesgo, además de la diabetes, que pueden contribuir al desarrollo de la retinopatía diabética. El riesgo principal lo presenta el control deficiente de los niveles de azúcar en la sangre, que cataliza la formación de microaneurismas en los capilares de la retina. Sin embargo, la presión arterial alta, el colesterol alto y el embarazo también colocan al paciente en un mayor riesgo de padecer esta enfermedad ocular. Asimismo, ciertos estudios han determinado que las personas con ascendencia hispánica o afro-americana tienen un riesgo mayor de sufrir retinopatía diabética.

Comuníquese con un médico para obtener más información sobre la retinopatía diabética

Los investigadores calculan que sólo la mitad de todos los pacientes diabéticos en Estados Unidos se realizan exámenes oculares anuales. Para prevenir y retrasar la progresión de la retinopatía diabética, es fundamental visitar a un oftalmólogo altamente cualificado. A fin de que su búsqueda del médico correcto sea más fácil, DocShop le proporciona un directorio de especialistas en cuidados oculares con experiencia en su comunidad. DocShop también le ofrece respuestas a algunas de las preguntas sobre retinopatía diabética más importantes.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.