Menu
Menu
Find a Doctor

Tratamiento de la retinopatía diabética

updated

La fotocoagulación con láser y la vitrectomía son las mejores opciones de tratamiento de la retinopatía diabética. Estos tratamientos son más efectivos cuando la retinopatía diabética se detecta desde un comienzo, de modo que es importante que los diabéticos se realicen exámenes oculares de rutina.

Fotocoagulación con láser

La f otocoagulación con láser puede realizarse para sellar los vasos sanguíneos anormales o dañados y evitar que pierdan líquido y sangre. Este tratamiento de la retinopatía diabética no recupera la visión perdida, pero puede impedir un deterioro aún mayor, lo que hace imperativo el diagnóstico de la retinopatía diabética desde la etapa inicial mediante exámenes oculares de rutina.

Existen dos maneras de realizar la fotocoagulación con láser, según el trastorno del ojo y el tipo de edema macular presente. En el caso de un edema macular focal (en el que los vasos sanguíneos provocan la pérdida desde puntos específicos dentro del ojo), el médico usará el láser para sellar los vasos sanguíneos. En el caso de un edema macular difuso, en el que la pérdida es más generalizada, el médico realizará un tratamiento de fotocoagulación con láser en rejilla sobre un área general.

El procedimiento de la fotocoagulación con láser

Primero, deberá apoyar la frente y el mentón en una lámpara de hendidura. Este dispositivo es un microscopio que usa una línea de luz o hendidura para que su médico pueda ver con claridad las zonas del ojo que debe operar. Luego, su médico le colocará una lente de contacto con un diseño especial sobre la córnea. Esto ayudará a que el láser haga foco en la retina. Durante el procedimiento, verá destellos de luz brillante.

La fotocoagulación con láser es un procedimiento ambulatorio. Podrá irse a su hogar una vez que finalice el procedimiento, pero deberá organizarse para tener un medio de transporte ya que no podrá conducir de inmediato después de la cirugía. De hecho, durante las 24 horas posteriores al procedimiento tendrá la visión borrosa o poco clara.

Debido a que en la fotocoagulación con láser se realizan diminutas quemaduras para sellar los capilares, es posible que en su campo de visión aparezcan pequeñas manchas después del procedimiento. En general, el paso del tiempo reduce y hace desaparecer estas manchas. Si su visión era borrosa antes de realizarse la fotocoagulación con láser, quizá no recupere una visión totalmente nítida.

Aún en el caso de que la fotocoagulación con láser repare con éxito los vasos sanguíneos dañados, pueden ocurrir nuevas pérdidas. Por este motivo, es imprescindible que los pacientes con retinopatía diabética se controlen el azúcar en la sangre y se realicen exámenes oculares frecuentes con un oftalmólogo cualificado.

Vitrectomía

En algunos casos, una hemorragia del vítreo puede solucionarse por sí sola. En el caso de que la visión no mejore, puede ser necesaria una vitrectomía. La vitrectomía es un procedimiento quirúrgico que se realiza para eliminar el gel vítreo nublado del centro del ojo. El gel se reemplaza con una solución similar a la composición de la sustancia transparente del vítreo sano. Este tratamiento de la retinopatía diabética tiene una tasa muy alta de éxito en la mejoría de la visión.

La vitrectomía también se usa para eliminar el tejido cicatricial que se genera a causa del desprendimiento de retina. Cuando el tejido cicatricial deja de ejercer presión sobre la retina, ésta vuelve a su lugar y se aplana, lo que mejora la visión.

El procedimiento de la vitrectomía

La vitrectomía se puede realizar con anestesia local o general. Durante una vitrectomía, el cirujano primero extrae el gel vítreo que está nublado por la sangre. Luego, el tejido vítreo se corta, se elimina parte por parte y se reemplaza con una solución salina especial que sirve para que el ojo mantenga la presión y la forma correctas. A continuación, se ilumina el interior del ojo, y el cirujano lo examina un microscopio.

En el caso de un desprendimiento grave de retina, quizá se deba inyectar gas expansible durante la vitrectomía. La burbuja de gas expansible presiona contra la retina para ayudarla a adherirse. Los pacientes a menudo deben permanecer acostados boca abajo de dos a cuatro días hasta que la burbuja de gas se disipe.

Después de la cirugía, el ojo estará inflamado, rojo y sensible a la luz, por lo que deberá usar un parche ocular durante algunos días. El uso de gotas oculares recetadas lo ayudará a que su ojo cicatrice correctamente. Habitualmente, se requieren semanas para una recuperación completa.

Durante la vitrectomía, puede utilizarse un láser para realizar la fotocoagulación en la superficie de la retina. De esta manera, se evita la formación de tejido cicatricial y la pérdida de sangre, y puede prevenirse el futuro desarrollo de vasos sanguíneos anormales.

Busque un especialista en retinopatía diabética en su zona

Comuníquese con un oftalmólogo en su zona para obtener más información sobre la fotocoagulación con láser y la vitrectomía como opciones de tratamiento de la retinopatía diabética.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.