Menu
Menu
Find a Doctor

Diagnóstico del glaucoma

updated

Se estima que el glaucoma afecta a más de dos millones de personas en Estados Unidos, la mayoría de más de 50 años. El único modo de combatir el glaucoma es a través de un diagnóstico y tratamiento tempranos. Obtenga más información acerca de cómo se diagnostica el glaucoma, incluidos datos acerca de la prueba de glaucoma y el examen ocular.

¿Cómo se detecta el glaucoma?

El glaucoma de ángulo abierto, la forma más frecuente de la enfermedad, a menudo se denomina "el ladrón silencioso de la visión", porque no presenta síntomas físicos hasta los primeros signos de pérdida de la visión. Sólo el diagnóstico y el tratamiento preventivos del glaucoma pueden preservar la visión de forma efectiva. Por este motivo, es importante realizarse exámenes oculares anuales, que incluyan una prueba de detección de glaucoma para verificar la presión intraocular. La detección temprana es clave para preservar su visión de los daños causados por el glaucoma. La Fundación para la Investigación del Glaucoma ( Glaucoma Research Foundation) recomienda que todas las personas deberían someterse a un examen ocular:

  • a los 35 y los 40 años,
  • entre los 40 y los 60 años: cada dos años,
  • después de los 60 años: una vez por año.
  • Todas las personas con factores de riesgo elevados deberían someterse a exámenes oculares una vez al año después de cumplir 35 años.

Prueba y examen de glaucoma

En las personas que corren mayor riesgo de sufrir glaucoma, el oftalmólogo debe realizar un examen ocular exhaustivo y pruebas de diagnóstico del glaucoma. Si una prueba de glaucoma detecta la enfermedad en sus etapas iniciales, el tratamiento puede comenzar antes de que se produzca una pérdida grave de la visión. Los controles periódicos para el glaucoma incluyen dos pruebas oculares de rutina: tonometría y oftalmoscopía. Si la presión del ojo no se encuentra dentro de los valores normales, o si el nervio óptico presenta un aspecto extraño, se llevará a cabo una o dos pruebas de glaucoma especiales. Estas dos pruebas se denominan gonioscopía y perimetría. La prueba de glaucoma y el examen ocular incluyen lo siguiente:

Antecedentes familiares

El tipo de glaucoma más frecuente, el glaucoma primario de ángulo abierto, es hereditario. Si alguno de sus familiares directos padece glaucoma, usted corre un riesgo mucho mayor que el resto de la población. Los antecedentes familiares incrementan el riesgo de padecer glaucoma entre cuatro y nueve veces.

Prueba de agudeza visual

El deterioro del campo visual es uno de los primeros síntomas que se manifiestan en pacientes con glaucoma. Cuando la visión central se ve afectada, el glaucoma ya está demasiado avanzado y se ha perdido casi toda la visión periférica. Una prueba de agudeza visual evalúa la capacidad del paciente para ver de lejos o de cerca. Cuando se someta a esta prueba, es posible que le pidan que lea una tabla optométrica. La prueba de agudeza visual emplea una tabla optométrica común (con letras e imágenes) que evalúa la capacidad de la visión a diversas distancias.

Control de la presión intraocular (tonometría)

La prueba de tonometría mide la presión intraocular (IOP) del ojo. Esta prueba se utiliza para detectar y diagnosticar el glaucoma. Se suelen utilizar gotas para adormecer el ojo. Luego, el médico o técnico utilizará un dispositivo especial que mide la presión del ojo. La prueba de tonometría demora sólo unos minutos y no debería causar ningún dolor en el ojo.

Examen retinal y del nervio óptico (oftalmoscopía)

La oftalmoscopía, que se utiliza para examinar el interior del ojo, se centra en la retina y en el nervio óptico. El médico le dilatará las pupilas en una habitación oscura. Aumentará el tamaño del ojo del paciente con un oftalmoscopio (un instrumento con una pequeña luz en el extremo). Esto le permitirá observar la forma y el color del nervio óptico. Si en esta prueba se descubre que la IOP no se encuentra dentro de los valores normales o que el nervio óptico presenta un aspecto extraño, se llevarán a cabo pruebas de glaucoma adicionales (gonioscopía y perimetría).

Inspección del ángulo de drenaje (gonioscopía)

La gonioscopía es una prueba ocular que no genera dolor y verifica si el ángulo de contacto entre el iris y la córnea está abierto o cerrado, a fin de determinar la presencia de glaucoma de ángulo abierto o cerrado. La gonioscopía determina si el área desde la que fluye líquido fuera del ojo (el ángulo de drenaje) está abierta o cerrada. Se suele llevar a cabo durante un examen ocular de rutina, según la edad del paciente y si la persona corre un mayor riesgo de sufrir glaucoma. Si bien no se comprenden plenamente las causas del glaucoma, cuando el ángulo de drenaje está dañado, bloqueado u obstruido, es posible que se eleve la presión dentro del ojo.

Evaluación del campo visual (perimetría)

La prueba de glaucoma denominada perimetría evalúa todas las áreas de la visión, incluida la visión lateral, o periférica. Al finalizar la prueba, un documento impreso muestra si existen áreas en la visión del paciente que sufran de pérdida de la visión. La pérdida de la visión periférica a menudo es uno de los primeros signos de glaucoma. La detección temprana es clave para lograr un diagnóstico y tratamiento exitosos del glaucoma.

Busque un especialista en glaucoma a través de DocShop

Si desea obtener más información acerca del diagnóstico y el tratamiento del glaucoma, DocShop puede brindarle un listado de oftalmólogos en su zona que pueden llevar a cabo la prueba de glaucoma y responder cualquier otra pregunta que pudiera surgirle. Busque un especialista en glaucoma en su zona.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.