Menu
Menu
Find a Doctor

Información acerca del ojo seco

updated

El ojo seco, también llamado síndrome del ojo seco, es uno de los trastornos oculares más frecuentes de la actualidad. Los problemas de ojo seco surgen cuando una persona carece de la cantidad suficiente de lágrimas, o sus lágrimas no tienen la composición necesaria para lubricar el ojo correctamente. El ojo seco afecta a millones de personas, y si bien la mayoría padece síntomas leves que por lo general desaparecen en poco tiempo, el trastorno puede generar problemas permanentes de la visión. Como consecuencia, los síntomas graves y persistentes deben ser tratados inmediatamente. Siga leyendo para obtener más información acerca del ojo seco, incluido dónde encontrar médicos que traten el síndrome.

¿Qué es el síndrome del ojo seco?

También conocido como queratitis sicca, el síndrome del ojo seco es exactamente lo que su nombre indica: se caracteriza por una sensación seca, áspera y persistente en los ojos que suele originarse por problemas en la producción o el drenaje de lágrimas. Pese a que los síntomas suelen ser leves, los mismos pueden variar en su gravedad y derivar en una disminución importante de la calidad de vida.

Diagnóstico del ojo seco

El síndrome del ojo seco no suele requerir un diagnóstico sofisticado. Si habitualmente tiene los ojos secos, irritados o ásperos, es muy probable que padezca problemas de ojo seco. Sin embargo, determinar las causas exactas de su trastorno de ojo seco y encontrar la mejor solución para la patología puede ser mucho más complejo. Para lograr estos objetivos, su médico dispone de varias herramientas.

Durante el examen, el médico puede administrarle la prueba de Schirmer (evaluación de lágrimas) para medirle tanto la cantidad como la calidad de las lágrimas. Para esta prueba, se colocan tiras absorbentes debajo de la parte inferior de los párpados y, después de varios minutos, se mide la cantidad de lágrimas absorbidas. Se dispone de varias otras pruebas que utilizan gotas oculares especiales para medir el índice de evaporación de las lágrimas. Según la calidad y la cantidad de sus lágrimas, su médico le comentará acerca de las opciones de tratamiento del ojo seco.

Visite nuestra página de diagnóstico del ojo seco si desea obtener más información acerca de los métodos utilizados para detectar y analizar los ojos secos y los problemas que genera esta incómoda patología.

Causas de los problemas de ojo seco

Existe una amplia variedad de causas del síndrome del ojo seco. Las causas del ojo seco más frecuentes son los factores ambientales como, por ejemplo, el aire extremadamente caliente o frío, la altura elevada, el tabaquismo o la exposición al humo del aire. Los problemas de ojo seco causados por estos factores que generan irritación suelen resolverse evitando la exposición a agentes irritantes suspendidos en el aire o utilizando gotas oculares para limpiar los ojos.

Muchas de las causas tienden a generar resultados más pronunciados a medida que las personas envejecen. Como consecuencia, los adultos de más de 40 años son más propensos a padecer los problemas de ojo seco. La disminución en la producción de lágrimas, también conocida como queratoconjuntivitis, es una causa frecuente de ojo seco que se relaciona con la edad. Esto suele ser más habitual en las mujeres que experimentan cambios hormonales como resultado de la menopausia.

Otra de las causas comunes del ojo seco es la calidad deficiente de las lágrimas. Los ojos están constantemente recubiertos por una fina capa de lágrimas que, a su vez, está compuesta por tres capas. Un cambio en la consistencia de cualquiera de estas tres capas puede ocasionar el síndrome del ojo seco. Una cantidad insuficiente de sustancia aceitosa en las lágrimas hará que la capa acuosa media se evapore demasiado rápido. Una cantidad insuficiente de agua no permitirá que las lágrimas cumplan con su función. Una cantidad insuficiente de sustancia mucosa evitará que las lágrimas se dispersen uniformemente por el ojo. Los problemas de ojo seco pueden surgir de una cantidad de factores que contribuyen a una anomalía en esta composición.

Los problemas o las enfermedades de los párpados como, por ejemplo, la blefaritis también pueden causar problemas de ojo seco, si bien la sequedad suele resolverse cuando se soluciona el problema. Ciertos medicamentos como, por ejemplo, las píldoras anticonceptivas, los antihistamínicos y las pastillas para dormir pueden ocasionar el síndrome del ojo seco; además, utilizar lentes de contacto puede exacerbar el problema.

Ojo seco después de la cirugía refractiva (LASIK)

Después de la cirugía con LASIK, es común que los pacientes padezcan los síntomas del ojo seco durante un breve lapso. Para la amplia mayoría de los pacientes, los problemas de ojo seco después del procedimiento LASIK no son lo suficientemente graves como para perturbar el desarrollo de sus actividades diarias y, en muchos casos, los problemas desaparecen poco después de la cirugía. Incluso la mayoría de los pacientes que sufren un síndrome más grave suelen notar que los síntomas ceden en el período normal de cicatrización de seis meses. Sin embargo, para una desafortunada minoría de pacientes, el ojo seco puede ser un problema persistente después de la cirugía con LASIK.

Síntomas del ojo seco

Los síntomas del ojo seco se reconocen con bastante facilidad y, a menudo, resultan imposibles de ignorar. Los problemas de ojo seco implican una sensación casi constante de tener algún objeto en el ojo, o bien, una sensación de ardor y quemazón. Es posible que le resulte difícil utilizar lentes de contacto durante un período prolongado; además, es posible que vea borroso. Tal vez experimente mucosidad fibrosa en o alrededor de los ojos, y es probable que sufra de una sensibilidad excesiva a la luz.

Obtenga más información acerca de los síntomas del ojo seco. Si comienza a percibir problemas de ojo seco persistentes, comuníquese con su médico para obtener más información lo antes posible.

Tratamiento del ojo seco

El tratamiento del síndrome del ojo seco depende en gran medida de la gravedad del caso y de las causas subyacentes. Las gotas oculares pueden aliviar los síntomas en muchos casos leves. Sin embargo, si los síntomas persisten, es posible que se requiera un tratamiento más intensivo.

Para casos más graves de ojo seco, las opciones de tratamiento incluyen varios medicamentos diseñados para disminuir la inflamación y estimular la producción de lágrimas. Es posible que se utilicen procedimientos quirúrgicos para bloquear parcial o totalmente los conductos que permiten que se segreguen lágrimas.

Según el origen de su problema de ojo seco, es posible que otros tratamientos también sean efectivos.

Busque un médico especializado en ojo seco en su zona

Si sufre de problemas de ojo seco, utilice DocShop para buscar médicos en su zona que se especialicen en el diagnóstico y el tratamiento del síndrome del ojo seco. Su médico podrá brindarle más información acerca del problema, y trabajará con usted para encontrar la solución más efectiva.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.