Menu
Menu
Find a Doctor

Desprendimiento de retina

updated

El desprendimiento de retina es una patología ocular extremadamente grave que, si no se trata, puede ocasionar una pérdida permanente de la visión. Como no causa dolor e, inicialmente, no trae aparejados problemas drásticos, es importante estar alerta incluso de los síntomas de desprendimiento de retina aparentemente inofensivos. De ese modo, se puede iniciar el tratamiento lo antes posible.

Causas del desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina puede deberse a una lesión que genera un traumatismo en el ojo, a complicaciones posteriores a una cirugía (por ejemplo, cirugía con LASIK o la cirugía de cataratas), a trastornos oculares y de otra índole y a niveles extremadamente elevados de visión corta. Se manifiesta con más frecuencia en personas de mediana y avanzada edad. Después de que un especialista cualificado en salud ocular revise cuidadosamente los síntomas del desprendimiento de retina, se puede determinar un programa de tratamiento adecuado.

Síntomas del desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina produce síntomas como destellos de luz y disminución repentina de la visión; puede verse algo similar a una cortina o un velo que obstruye la vista y hay un incremento en la cantidad de partículas flotantes con aspecto de red que suelen desplazarse por el campo de visión. Los síntomas pueden aparecer repentinamente o lentamente con el paso del tiempo. Esto depende de si la patología se produce por un accidente o durante una cirugía o, en cambio, si es consecuencia de una degradación paulatina de la unión entre la retina y el tejido de sostén. Debido al posible riesgo de pérdida de la visión que conlleva un desprendimiento de retina no tratado, es esencial informar cualquiera de estos síntomas a un oftalmólogo cualificado lo antes posible.

Diagnóstico del desprendimiento de retina

El primer paso —y también el más importante— para detectar el desprendimiento de retina es que el paciente le informe los síntomas a su oculista. Los médicos pueden utilizar un oftalmoscopio e imágenes de ultrasonido para examinar el ojo. Así podrán determinar si la retina está completa o parcialmente desprendida; eso, a su vez, determinará en gran medida el curso del tratamiento del desprendimiento de retina que se deberá seguir.

Tratamiento del desprendimiento de retina

El tratamiento del desprendimiento de retina que puede administrar un médico depende en gran medida del tipo de daño que ha sufrido la retina. El diagnóstico determinará si está perforada, rasgada o parcial o totalmente desprendida del resto del ojo. El grado del desprendimiento de retina ejerce un importante efecto sobre el éxito de la cirugía. En el caso de que se manifieste una separación relativamente mínima que involucre orificios o desgarros, la cirugía láser o criopexia (una técnica de congelamiento) se puede utilizar para soldar la porción dañada de la retina en su lugar. Cuando la retina esté desprendida total o parcialmente, es posible que se necesite una cirugía más rigurosa. En ocasiones, los médicos insertan burbujas de gas para ayudar a presionar la retina contra la pared ocular durante la cicatrización. En otros casos, se coloca una pequeña inserción sintética (o cerclaje escleral) de manera permanente en el globo ocular para ejercer presión y unir la parte externa del ojo y la retina.

Programe un examen ocular con un oftalmólogo en su zona

El desprendimiento de retina, una patología que puede amenazar la salud de la visión, requiere tratamiento inmediato. Si tiene síntomas del desprendimiento de retina como, por ejemplo, disminución de la visión, destellos de luz, gran cantidad de partículas flotantes que se desplazan por el campo visual o algo similar a una cortina que le obstruye la vista, procure conseguir el diagnóstico de un experto lo antes posible. Utilice DocShop para buscar un oftalmólogo cualificado que se especialice en visión baja hoy mismo.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.