Menu
Menu
Find a Doctor

Seguridad ocular

updated

Los ojos, que son uno de nuestros órganos externos más importantes, también son uno de los más vulnerables. A diferencia de la piel, la superficie de los ojos debe permanecer húmeda para no irritarse y es mucho más sensible a la abrasión y al contacto con sustancias externas. Además del riesgo de sufrir molestias, se pueden producir lesiones oculares a largo plazo si no se toman las medidas de seguridad ocular adecuadas. Como aprenderá en estas páginas, la mayoría de estas consideraciones de seguridad son simples y fáciles de adoptar diariamente.

Consejos de seguridad

Tomar algunas precauciones de seguridad ocular en su vida diaria puede disminuir drásticamente el riesgo de sufrir lesiones oculares. Convertir estos consejos en hábitos y enseñárselos a sus hijos lo ayudará a salvaguardar la visión de su familia a largo plazo.

  • Siempre manipule objetos filosos como, por ejemplo, cuchillos, tijeras, e incluso lápices, con extremo cuidado. Nunca los apunte en dirección a su rostro o al de otra persona y no permita que los niños pequeños tengan acceso a ellos.
  • Supervise las actividades de los niños y cómpreles juguetes que no tengan extremos filosos o en forma de punta o proyectiles que se disparen a alta velocidad.
  • Prepare un ambiente bien iluminado cuando lea, escriba o realice cualquier actividad que requiera una concentración ocular prolongada. De ser necesario, use anteojos o lentes de contacto con la graduación correcta.
  • Cuando navegue por Internet o utilice la computadora durante un período prolongado, asegúrese de parpadear con frecuencia y de desviar la vista de la pantalla periódicamente. Tal vez parezca innecesario recordarlo, pero el modo en que nuestros ojos perciben las imágenes del monitor de una computadora los hace sentir menos necesidad de parpadear; por eso, es importante que tome medidas para mantenerlos húmedos.
  • Conozca los primeros auxilios esenciales en el caso de que se presenten diversas lesiones oculares, por ejemplo, cómo enjuagarse los ojos correctamente con agua y en qué circunstancias es necesario hacerlo.
  • Realícese exámenes oculares periódicos y programe uno especial si nota cualquier irritación persistente que carezca de explicación lógica.
  • Siempre utilice una protección ocular adecuada y preste especial atención cuando trabaje con productos químicos o herramientas eléctricas o si tiene pasatiempos que incluyan pequeñas piezas de material.
  • Utilice equipos y cascos de seguridad ocular según corresponda cuando practique deportes, especialmente los que se jueguen con pelotas pequeñas como el racquetball.
  • Los anteojos de sol son esenciales para prevenir el daño ocular a largo plazo producido por los rayos solares. Asegúrese de seleccionar y usar los que bloqueen tanto la radiación ultravioleta A y B del sol.
  • Evite mirar directamente al sol, en especial durante un eclipse.
  • No apunte nunca en dirección al rostro las botellas rociadoras de productos químicos para limpieza del hogar. Manténgalas a buena distancia cada vez que las utilice.
  • Guarde los productos químicos peligrosos en un lugar seguro y estable para evitar derrames y salpicaduras.
  • Lávese las manos después de utilizar cualquier producto químico para no llevarlo accidentalmente a los ojos.
  • Nunca retire las guardas de protección de las herramientas eléctricas.
  • Use equipos de protección como cinturones de seguridad en automóviles y cascos si anda en bicicleta o si patina.

Las lesiones oculares y su salud

Las lesiones oculares se pueden producir de diversos modos y la gravedad y la duración de los resultados varían de acuerdo con la causa. Los raspones leves en la superficie externa del ojo son bastante comunes; si bien generan molestias, deberían desaparecer en un día y no causar daños en la visión. Sin embargo, si el raspón sangra o no desaparece, o si se encuentra sobre la córnea (la parte clara del ojo sobre la pupila y el iris), deberá comunicarse con un médico inmediatamente.

Las partículas externas como el polvo y las astillas pueden raspar el ojo o insertarse en su superficie si no se las retira. El parpadear, que estimula la formación de lágrimas, puede ayudar a eliminar el objeto (no se frote ni mueva el ojo si el objeto está sobre la córnea). Si parpadear no da resultado, pruebe lavarse el ojo con agua. Comuníquese con un médico si el objeto permanece dentro del ojo.

Todo elemento que quede dentro del ojo debe ser retirado sólo por un médico. Cúbrase los ojos con un paño limpio para impedir el movimiento y visite a un médico de inmediato. Tome la precaución de no mover ni aplicar presión sobre el objeto mientras aguarda la atención profesional.

Incluso los productos químicos de limpieza del hogar pueden representar una amenaza para la seguridad ocular. Si alguno de ellos entra en contacto con sus ojos, pídale a otra persona que le lea las instrucciones del envase del producto y lo ayude a seguirlas. En general, lavarse los ojos con agua es la mejor medida inmediata; para hacerlo, mantenga el ojo abierto y vierta encima agua fría durante varios minutos, incluso si le resulta incómodo. Después de enjuagarse, podrá retirar las lentes de contacto de los ojos. Comuníquese con un médico para seguir el tratamiento.

Los golpes en la cabeza pueden hacer que el área alrededor de los ojos le quede negra (moretones que se forman en la cavidad ocular) o incluso causar traumatismos oculares. Si se registran daños en la visión o un dolor persistente debido a un golpe en la cabeza, comuníquese con un médico para seguir el tratamiento.

Cualquiera de estas lesiones oculares, de no tratarse correctamente o según lo que se considere suficiente, puede generar daños oculares y pérdida de la visión a largo plazo. Si tiene alguna duda, le recomendamos que se comunique con un profesional de atención de la salud para obtener instrucciones acerca de las mejores medidas de seguridad ocular que se deben tomar: desde un simple parpadeo hasta una visita inmediata al hospital. Los ojos no sanan tan fácilmente como los músculos, los huesos y la piel; por eso, actúe de manera rápida cada vez que aparezca un problema grave.

Cómo se protege el ojo

Como los ojos son importantes para interactuar con el mundo exterior y, además, son relativamente delicados, la naturaleza nos ha provisto de una buena cantidad de órganos y tejidos para garantizar una seguridad ocular prolongada. En ocasiones, no son suficientes por sí solos, pero evitar lesiones oculares sería mucho más difícil si no contáramos con ellos.

La protección ocular natural del cuerpo comienza con la forma del cráneo. Los ojos se encuentran en cavidades rígidas que les brindan refugio, cuyos huesos rodean gran parte de la masa de los globos oculares y los protegen de impactos físicos directos. Sobre los ojos, las cejas ayudan a filtrar las luces brillantes y atrapan la suciedad que cae desde arriba. Los párpados, por supuesto, pueden cubrir el ojo completamente para bloquear la luz intensa o evitar el ingreso de objetos pequeños. Las pestañas que se encuentran en los extremos de los párpados tienen una función similar a la de las cejas.

Las lágrimas, generalmente asociadas con la expresión de una emoción fuerte, en realidad son más importantes como medio para conservar la humedad de los ojos y eliminar pequeños objetos extraños que llegan a la superficie de los ojos. Cuando las lágrimas son insuficientes, como en el caso del síndrome del ojo seco, se puede generar irritación y daños en los ojos. Por último, el reflejo del parpadeo protege a los ojos al cerrar los párpados automáticamente cada vez que se percibe una amenaza inminente. Al evitarle la necesidad de tomar la decisión consciente de cerrar los ojos, este reflejo asegura la protección más rápida posible. Otras partes del cuerpo también protegen instintivamente a los ojos, como podrá notar la próxima vez que se lleve las manos hacia los ojos para cubrirlos cuando algún conductor encienda las luces altas de su coche de noche.

En conjunto, estos mecanismos ofrecen un sistema de seguridad ocular muy efectivo y muy poco propenso a fallas. Podemos agradecerle a nuestro cuerpo el hecho de no tener que trabajar tanto para conservar nuestra preciosa visión toda la vida.

Consulte a un oculista si desea más información

El aspecto más importante de la seguridad ocular continua es su responsabilidad personal de cuidarse los ojos. Sin embargo, algunas lesiones oculares son inevitables; por eso, siempre es bueno saber adónde ir en el caso de una emergencia. Busque un especialista en cuidados oculares en su zona, hoy mismo, para asegurarse de que el grado de salud y funcionalidad de su visión sea equivalente al del resto de su cuerpo.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.