Menu
Menu
Find a Doctor

Lentes de contacto

updated

El concepto de una lente de contacto fue concebido por primera vez por Leonardo da Vinci en 1508. Durante siglos, las lentes de contacto han capturado la imaginación de científicos y médicos, pero sólo en la década de 1970 se volvieron lo suficientemente cómodas como para que las personas las puedan usar realmente. Hoy en día, las lentes de contacto son más cómodas, resistentes y duraderas que antes. Si no está seguro de qué tipo de lentes de contacto son las que mejor se adaptan a sus necesidades, DocShop le ofrece la siguiente información para ayudarlo a tomar una decisión consciente.

Beneficios de las lentes de contacto

La mayoría de las personas usa lentes de contacto porque se ha cansado de tener que llevar puestos los anteojos recetados. Optar por lentes de contacto brinda algunos beneficios prácticos. Por ejemplo, los anteojos no resultan adecuados para todas las condiciones climáticas. Una persona que tiene lentes de contacto y queda atrapada en una tormenta la pasará mejor que una con anteojos (que quedará prácticamente ciega). Además, las lentes de contacto no se empañan. Otro dato a favor es que, según parecen sugerir algunos estudios, usar lentes de contacto duras podría retrasar la progresión de la visión corta (miopía).

Las lentes de contacto también pueden ser ligeramente más económicas que un par de anteojos de calidad similar, especialmente en el caso de una persona cuya graduación sea inestable. Los oculistas suelen permitir que las lentes de contacto no utilizadas se cambien por lentes con una graduación diferente sin costo adicional. Un cambio de graduación en un par de anteojos siempre requiere la compra de nuevos lentes y, a menudo, de un juego completo de marcos nuevos.

Las personas que usan lentes de contacto suelen gozar de una mejor visión periférica y percepción de profundidad que las que usan anteojos. Por este motivo, y también porque, en condiciones dinámicas, las lentes de contacto suelen permanecer en su lugar con mayor facilidad que los anteojos, los deportólogos especializados en la visión suelen recomendar lentes de contacto a los deportistas como una mejor opción con respecto a los anteojos.

Muchas personas optan por las lentes de contacto debido a preferencias estéticas. La gente a menudo siente que los anteojos ocultan la belleza de sus ojos. Además, existe un desafortunado estigma social que suele asociarse a las personas que utilizan lentes.

Lentes de contacto duras versus blandas

A continuación le mencionamos algunos aspectos que deberá tener presente al momento de optar por lentes de contacto duras o blandas. Durante un examen ocular, su optometrista puede explicarle en mayor detalle las ventajas y desventajas de los dos tipos de lentes de contacto.

Lentes de contacto duras

Originalmente hechas de vidrio, las lentes de contacto actuales son íntegramente de plástico, algo que, como ya se habrá imaginado, ofrece el beneficio de que la probabilidad de que se rompan es mucho menor. Durante muchos años, las lentes de contacto se fabricaron con un material llamado polimetil metacrilato (PMMA). Estas lentes de contacto solían ser más incómodas porque no permitían el paso del aire. Si bien estaban diseñadas para moverse ligeramente durante cada parpadeo con el objetivo de permitir la correcta oxigenación de las lágrimas, se necesitaba pestañear más seguido para que el ojo contara con una lubricación y aireación adecuadas.

Aunque algunas personas todavía usan lentes de contacto duras de PMMA tradicionales, muchos oculistas las consideran ampliamente obsoletas. Se ha presentado un nuevo tipo de lente como la nueva generación de lentes de contacto duras. Estas lentes de contacto deben su nombre al hecho de que son rígidas y permeables al gas. Se las conoce como lentes RGP. La mayoría de los tipos de lentes RGP incorporan la silicona como material de composición, por lo que son más flexibles que las antiguas lentes de contacto de PMMA.

Las lentes RGP se adaptan a la forma de la córnea del paciente. Como son rígidas, las lentes de contacto RGP conservan su forma mejor que las lentes de contacto blandas y, en consecuencia, suelen ofrecer una visión más nítida. También son más duraderas que las lentes blandas (que se pueden romper fácilmente). Las lentes de contacto blandas también tienen el inconveniente de que absorben restos de jabón y loción de las manos con cierta facilidad, causando así irritación en los ojos. Con el tiempo, las proteínas y los lípidos se adhieren incluso a las lentes de contacto blandas no descartables, lo que hace que se deban reemplazar. Las lentes RGP están hechas de materiales que no contienen agua; eso quiere decir que un único par puede durar años si se lo cuida y mantiene correctamente. Además, su capacidad de fabricación a medida permite que las lentes de contacto RGP corrijan una mayor gama de problemas de la visión que las lentes de contacto blandas.

Lentes de contacto blandas

Las lentes de contacto blandas deben su nombre al hecho de que absorben agua. El contenido de agua de una lente de contacto blanda saturada por completo puede variar de un 37 a un 80 por ciento. Las lentes de contacto blandas que contienen una mayor concentración de agua pueden permanecer cómodamente en el ojo durante períodos de tiempo más prolongados y se las suele promocionar como lentes de uso extendido. Durante muchos años, las lentes de contacto blandas fueron consideradas una significativa innovación en la tecnología de las lentes de contacto. Eran más pequeñas y delgadas que sus predecesores —las lentes duras— y brindaban una visión clara a miles de personas a las que les resultaba demasiado incómodo usar lentes duras.

Si bien las lentes de contacto blandas siguen siendo la variedad más común de lentes de contacto, con la aparición de las nuevas lentes RGP, ya no existe tanto consenso con respecto a su superioridad. Sin embargo, las lentes blandas sí gozan de ciertas ventajas con respecto a la nueva generación de lentes de contacto duras.

Las lentes de contacto blandas son más cómodas a corto plazo que las RGP (que requieren un período de tiempo más prolongado para que los ojos se acostumbren a ellas). Por este motivo, las lentes de contacto blandas también permiten un uso más flexible. Una persona que usa tanto lentes de contacto como anteojos puede alternar entre las lentes de contacto blandas y los anteojos sin perder el nivel de comodidad. Una persona que usa lentes RGP y decide utilizar anteojos recetados durante algunos días después notará que sus ojos se desacostumbraron al uso de lentes de contacto rígidas. Si desean lograr una comodidad constante, las personas que utilicen lentes de contacto RGP deberán usar sus lentes de contacto a diario. A algunos consumidores no les agrada tener que tomar una decisión excluyente con respecto al uso de lentes de contacto.

A diferencia de las RGP, las lentes de contacto blandas ofrecen variedades descartables que no necesitan ningún tipo de mantenimiento especial como, por ejemplo, el uso de soluciones de limpieza químicas. Simplemente, se usan durante un día y luego se tiran.

La comodidad y las lentes de contacto

Muchas personas creen que la comodidad y las lentes de contacto son mutuamente excluyentes; sin embargo, no es así. Una vez que los ojos se acostumbran a las lentes y usted aprender cómo colocárselas correctamente, las lentes de contacto se pueden usar sin inconvenientes con muy poca o ninguna molestia, siempre que los ojos gocen de buena salud y no sean propensos a alergias o irritación. A continuación le ofrecemos algunas sugerencias para maximizar el grado de comodidad cuando use lentes de contacto:

  • Siempre respete prácticas higiénicas cuando inserte las lentes de contacto. Lávese las manos con un jabón no cosmético y séquelas con una toalla que no genere pelusa antes de manipular las lentes. Asegúrese de tener las uñas cortas y parejas para evitar rasgar las lentes de contacto blandas o generar lesiones en el ojo.
  • Sea consciente del modo en que incorpora la inserción de las lentes en su rutina estética de todas las mañanas. Aplíquese el fijador para el cabello antes de insertar las lentes de contacto para evitar que se formen depósitos químicos sobre ellas. Aplíquese el maquillaje después de colocarse las lentes de contacto.
  • No use agua del grifo para limpiar o enjuagar las lentes. El agua del grifo suele contener bacterias que, si bien no son tóxicas si se las ingiere, pueden causar una irritación ocular grave.
  • Pídale recomendaciones a su oculista acerca de productos para el cuidado de las lentes de contacto. Nunca vuelva a utilizar las soluciones de limpieza para lentes de contacto. Una vez que están fuera de la botella, se las debe utilizar sólo una vez. Además de su rutina de mantenimiento habitual para las lentes de contacto, piense en la posibilidad de utilizar un limpiador basado en enzimas que elimine las proteínas, especialmente en el caso de lentes de contacto blandas.
  • Nunca duerma con las lentes de contacto puestas, salvo que haya consultado a un oculista con anterioridad. Si su marca particular de lentes de contacto no está ideada para el uso nocturno, dejárselas puestas mientras duerme puede dañarle la córnea y limitar su visión.
  • Siempre siga las instrucciones que acompañan a las lentes de contacto. Esto es particularmente importante en el caso de las lentes de contacto blandas que vienen con recomendaciones especiales para su uso. Si en el envase se indica que debe usar las lentes de contacto blandas durante dos semanas, úselas 14 días y, luego, arrójelas a la basura. En el caso de las lentes de contacto descartables de un solo uso, úselas sólo una vez. No respetar las recomendaciones de uso del producto casi siempre genera irritación o infección ocular.
  • Las lentes de contacto vienen en diferentes tamaños para garantizar un nivel óptimo de comodidad. Si mientras usa las lentes de contacto siente constantemente que hay algo que le molesta en el ojo, es probable que no sean del tamaño adecuado. Lo mismo ocurre en el caso de un par de lentes de contacto que se salen todo el tiempo. Si ha sufrido este problema, consulte a su oculista para saber si tiene que cambiar las lentes de contacto actuales por otro par.
  • El tabaquismo y las lentes de contacto no suelen ser compatibles. Fumar puede secarle los ojos, lo que hace que sea prácticamente imposible usar las lentes de contacto sin sentir incomodidad. Si no está decidido a dejar de fumar, su oculista puede indicarle modificaciones dietarias o ciertos suplementos nutricionales que pueden ayudar a que sus ojos generen suficiente lubricación.
  • Si la incomodidad por el uso de las lentes de contacto persiste durante uno o dos días, especialmente si las molestias no ceden después de habérselas quitado, consulte de inmediato a un optometrista u oftalmólogo. Incluso las molestias más leves pueden representar una advertencia temprana de una infección o trastorno ocular grave que podría dificultar el tratamiento si no se detecta en sus etapas iniciales.

Cómo reducir su dependencia de las lentes de contacto

Muchos pacientes con errores refractivos graves terminan decidiendo que los anteojos recetados y las lentes de contacto simplemente no les brindan un nivel de corrección suficiente de la visión o son muy poco prácticos para el uso constante. Las cirugías oculares refractivas como, por ejemplo, LASIK, LASEK, Epi-LASIK, LASIK personalizado, IntraLASIK y PRK representan un modo de que estas personas puedan lograr una visión más nítida sin necesidad de anteojos correctores. Las lentes intraoculares (IOL) y las lentes de contacto implantables (ICL) son también tratamientos efectivos ideados para corregir problemas visuales al reemplazar o aumentar el tamaño del cristalino del ojo.

Su especialista en cirugía ocular u oftalmólogo locales podrán ofrecerle más información acerca de los beneficios y los riesgos de los procedimientos ya mencionados. Si desea información más completa con respecto a sus necesidades individuales, programe un examen ocular integral y una consulta ambulatoria.

Hable con un especialista en cuidados oculares en su zona

DocShop puede ayudarlo a buscar un optometrista cualificado o un oftalmólogo cualificado que se especialicen en lentes de contacto. Programe un examen ocular integral hoy mismo para determinar de qué modo puede dar por finalizada su dependencia de las lentes de contacto.

Want More Information?

Contact a Doctor Near You.